¿Conoces la regla del 3, 2, 1? Te vendrá genial para mantener una sonrisa 10

En Udaberri nos hemos inventado una regla. Sí, sí, como lo oyes. Le llamamos la regla del 3, 2, 1 para tener una sonrisa 10. ¿Quieres saber en qué consiste? Sigue leyendo que te lo contamos.

Nunca nos cansaremos de decírtelo. Una de los mejores consejos que recibirás por parte de un dentista es que cuides y mimes tus dientes cuando están sanos. Es la mejor solución para que no tengas que pasar por tratamientos y desembolsos inesperados. No es lo mismo hacer un mantenimiento o arreglar una pequeña caries que no tener más remedio que practicarte una endodoncia o una extracción. No será igual para tu salud dental ni será lo mismo para tu economía, así que, si lo quieres ver desde ese punto de vista, lavándote los dientes ahorrarás dinero. Lo ideal es lavarte los dientes cada vez que comes, al menos, después del desayuno, comida y cena.

Una revisión normal te lleva poco tiempo, no te hace perder horas de trabajo y no te cuesta nada. Si lo piensas, en circunstancias normales, nos verás un par de horas en todo el año. ¿No es para tanto, verdad? Quizás hace años era más difícil cuadrar tus horarios laborales con los nuestros, pero hay muchas clínicas -incluida la nuestra- que ya no cerramos al mediodía y estamos a tu disposición hasta las 21.00 horas, o incluso, te atendemos los sábados.

Nuestra recomendación es que nos veamos dos veces al año para ponérselo realmente difícil a las caries e infecciones frecuentes como la gingivitis. Además, si tienes hijos, nos gusta controlar muy bien la evolución de la dentición para poder evitar una ortodoncia en edades más adultas.

Aunque no en el 100% de los casos hace falta una limpieza dental profesional, sí que es un tratamiento aconsejable una vez al año. Evita males mayores y nos ayuda a hacer un saneamiento profundo de dientes y encías. La función de una limpieza dental profesional va mucho más allá de que salgas de la consulta sin dejar de pasarte la lengua por los dientes y los notes suaves.

Es una sensación buena, ¿verdad? Pues piensa que, además, habremos eliminado el sarro -es decir, la placa dental acumulada-, manchas superficiales y ¡muy importante! la suciedad que se cuela por debajo de la línea de las encías. Te decimos que es importante porque, por ejemplo, una de las causas de la periodontitis es precisamente la extensión y crecimiento de la placa y el sarro por debajo de la línea de las encías. No olvides, además, que una de las consecuencias de esta infección grave puede ser la pérdida del diente.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo en tus redes sociales!
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
×

Powered by WhatsApp Chat

× ¿Cómo puedo ayudarte?