Seis cuidados básicos para tus dientes

¿Sabes que la persona que más puede hacer por la buena salud de sus dientes eres tú? Sí, sí, tú. En tus manos está la llave para mantener tu boca sana. No creas que te llevará un gran esfuerzo ni que te desvelaremos un súper secreto. En realidad, es bien sencillo. Solo se requiere educación y constancia.

¿Sabes que la persona que más puede hacer por la buena salud de sus dientes eres tú? Sí, sí, tú. En tus manos está la llave para mantener tu boca sana. No creas que te llevará un gran esfuerzo ni que te desvelaremos un súper secreto. En realidad, es bien sencillo. Solo se requiere educación y constancia.

Mantener unos dientes sanos no es cuestión de un día, sino más bien de toda una vida, pero con unas pautas simples lograrás que las intervenciones que tengamos que hacerte sean mínimas. Eso sí, no olvides visitarnos una vez al año para que controlemos que tus hábitos de limpieza y alimentación están dando sus frutos. Recuerda que una revisión para decirte que tu boca está perfecta no cuesta dinero a nadie, ni a nosotros ni, lo más importante, a ti.

Hacer un pequeño esfuerzo por tu salud siempre merece la pena y te ahorrará disgustos, dolores y dinero. Evitar tener caries, el primer enemigo de los dientes, supone no tener que someterte a empastes, endodoncias, extraccciones, implantes dentales y una larga lista de tratamientos. Como verás en la infografía que te hemos preparado, solo te sugerimos seis cuidados básicos. Haz de ellos un estilo de vida y pronto verás los resultados.

  • Recuerda que el agua es la bebida más sana y más refrescante que hay.
  • Contienen muchas de las vitaminas implicadas en el buen desarrollo de los dientes.
  • Una buena higiene dental es la mejor arma para no dar ninguna oportunidad a las bacterias de tu boca.
  • En la clínica notamos que no es un accesorio de limpieza ni mucho menos extendido, aunque es muy útil para limpiar zonas de difícil acceso donde no llega el cepillo y controlar así la caries interdental.
  • Sin duda, es la gran olvidada. Es necesario que limpies tu lengua una vez al día, antes de irte a la cama, por ejemplo. Hazlo de manera suave y de detrás hacia delante. Hay raspadores especiales, pero si no lo tienes, utiliza el propio cepillo de dientes.
  • No tienes por qué usarlo a diario, pero es conveniente si tienes gingivitis o encías sangrantes. Lo mejor es que consultes a tu dentista para que te recomiende el más adecuado.

 

¿Te ha gustado? ¡Compártelo en tus redes sociales!

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
× ¿Cómo puedo ayudarte?