8 cuestiones fundamentales que te ayudarán a elegir tu ortodoncia

Someterse a un tratamiento de ortodoncia suele generar muchas preguntas, sobre todo al principio. Cuando lo recomendamos es porque estamos totalmente seguros de que el buen funcionamiento de la boca está comprometido y de que tu salud bucodental general va a empeorar progresivamente.

Someterse a un tratamiento de ortodoncia suele generar muchas preguntas, sobre todo al principio. Cuando lo recomendamos es porque estamos totalmente seguros de que el buen funcionamiento de la boca está comprometido y de que tu salud bucodental general va a empeorar progresivamente. En muchas ocasiones, además, tener los dientes apiñados, no alineados o con una mordida defectuosa tiene un efecto rebote en otras partes del cuerpo. Dolores de cabeza, cervicales, mandibulares o hasta desviaciones de columna pueden tener su origen en tu dentadura.

Aun así, entendemos perfectamente que oír el diagnóstico puede ser un momento delicado para ti porque seguramente sepas que la ortodoncia es un tratamiento largo que te puede influir estéticamente y de coste medio-alto, según la opción que elijas. Queremos ayudarte a aclarar esas primeras grandes cuestiones que te surgen. Mira el gráfico y lee nuestras explicaciones. Y, por supuesto, si tienes más dudas, te esperamos en nuestra consulta para resolverlas contigo.

La duración media de un tratamiento con ortodoncia es de 14 a 20 meses y dependerá más del estado de tus dientes que de la técnica que elijamos. En cualquier caso, con técnicas como incógnito es posible que acortemos algo los plazos ya que este es un tipo de ortodoncia totalmente personalizado. Lo mismo ocurre con los brackets de autoligado –van colocados en la cara externa de los dientes, pero prescinden de ligaduras o gomitas- con los que podemos mover los dientes más rápido.

Si te preocupa mucho la estética o trabajas de cara al público, sin duda, la mejor opción es la ortodoncia lingual de incógnito porque directamente nadie sabrá que llevas brackets. Te los colocaremos en la cara interna de los dientes. Si, aparte de preocuparte tu imagen, no quieres oír ni hablar de llevar brackets, te recomendamos una ortodoncia invisible. En Udaberri trabajamos con Invisalign y la verdad es que da muy buenos resultados. Es un alineador transparente muy discreto hecho a la medida de tu boca que iremos cambiando para ir corrigiendo tus dientes.

  • Brackets metálicos con ligaduras o autoligado
  • Brackets de cerámica de autoligado
  • Brackets de záfiro con ligaduras
  • Brackets de cerámica con ligaduras
  • Ortodoncia invisible sin brackets

El sistema de ortodoncia más limpio es la ortodoncia invisible Invisalign porque te lo podrás retirar para comer y lavarte los dientes. Es una gran ventaja sobre las demás opciones. El resto de alternativas implica llevar brackets con mayor o menor estética, pero tendrás que preocuparte algo más por su cuidado y mantenimiento. En cualquier caso, nada que te suponga un gran esfuerzo. Con respecto a la comparativa, en limpieza hay un pequeño salto de calidad entre los brackets con ligaduras -o gomitas como se las conoce popularmente- y los de autoligado. Los segundos son algo más cómodos para limpiar porque incorporan ya el arco y prescindimos de las gomitas. Entre autoligado e incógnito no hay diferencias sustanciales.

  • Brackets con ligaduras
  • Brackets de autoligado
  • Brackets linguales de incógnito
  • Ortodoncia invisible sin brackets

La ortodoncia invisible Invisalign también gana en el apartado de comodidad ya que es de quita y pon. Esto no quiere decir que te lo puedas quitar cuando quieras durante el día, sino cuando te digamos que es adecuado. Sin embargo, el hecho de poder comer o limpiarte sin él no vamos a negar que le da muchos puntos. El resto de sistemas es similar, aunque quizás los brackets sin ligaduras son algo más cómodos que el bracket tradicional con gomas.

  • Brackets con ligaduras
  • Brackets de autoligado
  • Brackets linguales de incógnito
  • Ortodoncia invisible sin brackets

La opción más económica son los tradicionales brackets metálicos de toda la vida. Te advertimos que, a veces y dependiendo del caso, es lo mejor. Por ejemplo, en adolescentes y preadolescentes suele ser nuestra primera opción recomendada. Entendemos que para un adulto llevar unos brackets metálicos puede resultar algo incómodo socialmente, así que tienes opciones más estéticas como el bracket cerámico o de zafiro. Con una diferencia de precio -un 11% más- no demasiado notable, también tienes a tu disposición los brackets de autoligado metálicos o de cerámica. La opción más cara son los brackets linguales de incógnito ya que están hechos de oro, sí, sí, como lo oyes…de oro. No solo el material encarece el precio, sino el hecho de que cada bracket está totalmente hecho a medida para la boca del paciente. Escaneamos toda la boca y diseñamos de manera individualizada cada bracket.

  • Brackets metálicos con ligaduras
  • Brackets de cerámica con ligaduras
  • Brackets de záfiro con ligaduras
  • Brackets metálicos de autoligado
  • Brackets de cerámica de autoligado
  • Ortodoncia invisible sin brackets
  • Brackets linguales de incógnito

 

¿Te ha gustado? ¡Compártelo en tus redes sociales!

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
× ¿Cómo puedo ayudarte?