¿Qué es la hipoplasia dental?

hipoplasia

La hipoplasia es un problema que se hace perceptible en el esmalte del diente. Esta es la capa más superficial y puede sufrir esta afección por diferentes motivos. En muchos casos comienza en edad temprana. Para que conozcas mejor esta enfermedad odontológica, a continuación te la desarrollamos en detalle.

La hipoplasia y su efecto en el esmalte dental

La hipoplasia dental es un problema que tiene que ver con el mal desarrollo del esmalte. Este suele tener lugar durante la formación de las piezas dentales y suele ser bastante visible.

A muchas personas les afecta este déficit de esmalte, ya que suele aparentar suciedad en las piezas dentales y otros defectos que suelen influir en la salud bucodental de quien lo padece, especialmente en los casos de mayor severidad.

Causas de este déficit en el esmalte

Suele atribuirse este déficit a la creación de las piezas dentales. Por ello, muchos especialistas buscan las causas antes de que el niño cumpliera los 3 años, edad en que comienzan a desarrollarse los dientes. Esta búsqueda retroactiva no siempre da sus frutos, ya que muchos pacientes llegan a la edad adulta a tratarse este problema.

Entre las causas están un déficit de vitamina D, que puede ser debido a la desnutrición, enfermedades de alta gravedad durante el primer año de vida, en las que prevalezca la fiebre alta, la exposición al flúor en edad temprana o a medicamentos que hayan actuado de manera tóxica en el menor, así como haber nacido prematuramente.

Teniendo en cuenta todo esto, la hipoplasia se puede definir como leve, de nivel moderado o severa. Sus síntomas, en este aspecto, pueden ser mínimos o representar un grave problema para el paciente.

Para que puedas distinguir este problema de forma correcta es importante que acudas a la consulta del profesional odontólogo. Te darás una idea de que padeces esta enfermedad con una sencilla revisión.

Hipoplasia

Síntomas de la hipoplasia

Tú mismo puedes comprobar si reúnes los síntomas propios de este problema bucodental. Solo debes observar tus dientes, comprobando que, a pesar de que sigues una correcta higiene bucal, presentan un color amarillento e, incluso, marrón.

Distinguir el esmalte puede resultarte complicado. Este es como película de diminutos cristales que recubren las piezas dentales. En caso de que notes una cierta rugosidad en el diente durante el tacto del mismo, así como pequeños orificios, pueden ser síntomas inequívocos de este déficit.

El deterioro de los dientes suele ser evidente en el grado más severo. Esto provoca que las piezas presenten una visible deformidad.

En función al tipo de hipoplasia que puedas presentar, el especialista decidirá el mejor tratamiento para ti. Es probable que solo requieras de una limpieza del esmalte, si se aprecian pequeñas manchas.

En casos más agravados, será preciso recurrir a prótesis fijas, como las fundas dentales e, incluso, sustituir a ciertos dientes completamente, recurriendo a un implante.

La hipoplasia es un déficit del esmalte que se desarrolla a temprana edad. Aunque sus síntomas pueden ser muy aparatosos, tienes la suerte de encontrar un tratamiento apropiado.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo en tus redes sociales!

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
× ¿Cómo puedo ayudarte?