Mal aliento, ¿sabes cuáles son las causas y cómo tratarlo?

¿Adviertes que tienes mal aliento? ¿Alguien más lo ha notado? Suele avergonzarte, ¿verdad? Seguramente, en no pocas ocasiones, te has inhibido de hablar cara a cara para evitar que tu interlocutor note que tu boca huele mal. Y también es probable que te pases todo el día cepillándote los dientes, sin lograr eliminar tu síntoma. Es hora de tomar medidas. Ya no te preocupes más por ello y más bien ocúpate.
mal-aliento-causas

¿Adviertes que tienes mal aliento? ¿Alguien más lo ha notado? Suele avergonzarte, ¿verdad? Seguramente, en no pocas ocasiones, te has inhibido de hablar cara a cara para evitar que tu interlocutor note que tu boca huele mal. Y también es probable que te pases todo el día cepillándote los dientes, sin lograr eliminar tu síntoma. Es hora de tomar medidas. Ya no te preocupes más por ello y más bien ocúpate.

Causas del mal aliento

También conocido como halitosis, el mal aliento es producido, principalmente, por la acumulación de placa bacteriana en la lengua. Pero existen otros factores que lo predisponen. Algunos de ellos son:

Alimentos.

Algunos, como la cebolla o el ajo, pueden provocar mal aliento incluso después del cepillado.

Boca seca.

La saliva arrastra restos de comida. Es común levantarse a la mañana con mal aliento, provocado por la escasa salivación durante la noche. Eso es normal. Pero existe una enfermedad denominada “boca seca” que se caracteriza por la producción insuficiente de saliva. Ello produce mal olor en la boca a cualquier hora del día.

Cepillado insuficiente o mal realizado.

Si quedan partículas de comida en la boca producirán placa bacteriana, fuente de olor desagradable. Por lo mismo, la lengua puede ser causa de halitosis. Las dentaduras postizas que no se higienizan como corresponde asimismo la producen.

Infecciones bucales.

Originadas por caries, encías enfermas o llagas pueden predisponer al mal olor. También si son causadas por heridas postquirúrgicas.

Medicamentos.

Algunos resecan la boca y provocan halitosis. Otros se descomponen en el tracto digestivo y pueden producirla indirectamente.

Ser fumador/a.

El tabaco deja un olor desagradable en la boca. Además, la persona fumadora es más propensa a tener encías enfermas y, en consecuencia, malolientes.

Cómo tratar el síntoma más molesto

Los chicles sin azúcar (aumentan la salivación), las pastillas mentoladas que brindan “aliento fresco” y los enjuagues bucales prometen eliminar el mal aliento, pero apenas lo reducen. Se debe a que no atacan las causas del problema. Las siguientes son alternativas de tratamiento más eficaces:

Agua.

Beber suficiente cantidad durante el día puede contribuir a mejorar la halitosis en un porcentaje no muy alto, pero real.

Gárgaras con colutorio antiséptico.

Ideal para limpiar a fondo la lengua y eliminar bacterias a ella adheridas.

Higiene bucal adecuada.

Quien padece de mal aliento suele cepillar sus dientes y su lengua más que lo normal; no debe dejar de lavarse y enjuagarse bien la boca luego de ingerir alimentos o bebidas.

Limpieza bucal profesional.

Se recomienda una cada seis meses.

Reducir o evitar el consumo de alcohol y de café.

Suelen provocar mal aliento.

Uso del hilo dental.

Ayuda a retirar restos de comida de entre los dientes y zonas difíciles de la boca. Es eficaz para evitar que se pudran y produzcan mal olor.

Pasa por consulta

Si con estas simples medidas no puedes eliminar tu mal aliento, no te quedes de brazos cruzados y boca cerrada. Este podría ser una señal de un problema de salud bucodental más serio. Préstale la atención que merece, no pierdas un minuto y pide ya una cita en tu clínica dental de confianza.

Si tienes dudas sobre el tema, consúltanos o llama por teléfono para solicitarnos una cita y que estudiemos tu caso con detenimiento: 944 30 25 87.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo en tus redes sociales!

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
× ¿Cómo puedo ayudarte?