¿Tienes un abceso dental? Es el momento de que acudas a nosotras

Te duele, te impide hablar o comer con normalidad y puede incluso provocarte fiebre. El abceso dental (también conocido como flemón) es un acúmulo de pus, causado en casi todos los casos por agentes bacterianos y que se ubican en distintas zonas de nuestras piezas dentales. Son molestos, peligrosos si no se corrigen y pueden poner en peligro tu salud bucodental.
abceso dental

Te duele, te impide hablar o comer con normalidad y puede incluso provocarte fiebre. El abceso dental (también conocido como flemón) es un acúmulo de pus, causado en casi todos los casos por agentes bacterianos y que se ubican en distintas zonas de nuestras piezas dentales. Son molestos, peligrosos si no se corrigen y pueden poner en peligro tu salud bucodental.

Causas del abceso dental

Dentro de la etiología del absceso dental existen muchos factores, de mayor a menor incidencia. Desde una lesión en una pieza dental hasta una caries sin tratamiento o una infección bucofaríngea mal controlada, este problema puede llegar a ser muy grave si no se vigila. Si no tratas alguno de estos procesos, la infección llega a parte interna del diente, provocando el absceso. Se suele producir además una retracción de la encía, lo que da lugar a la acumulación de restos de comida que empeoran de manera capital el proceso.

Síntomas frecuentes

El dolor es el más frecuente. Especialmente intenso cuando estás comiendo, puede llegar a ser tan fuerte como para impedirte hacer tu vida de forma normal. La encía del diente afectado suele aparecer enrojecida y edematizada y en la parte externa de tu mandíbula surge una hinchazón generalizada, que puede hacerte imposible abrir la boca. Tienes fiebre , mal aliento y sabor de boca, con acumulación de sangre y/o pus en la cavidad oral.

Tipos de absceso dental y factores de riesgo

Puede aparecer en distintas zonas del diente. Si es periapical, el problema está en la parte más exterior del diente mientras que su si es periodontal la infección es más profunda y está junto a la raíz. Cada uno suele tener sus propios agentes causales, por lo que deberemos tratarlos de maneras distintas.

Entre los factores de riesgo más importantes estarían el abuso de alimentos azucarados (refrescos, golosinas o dulces) y la falta de higiene dental de manera habitual y correcta.

Los mejores consejos para su tratamiento y prevención

Siguiendo el hilo anterior, eliminar de la dieta los productos con alta concentración de azúcares suele ser una de las mejores medidas preventivas. El flúor es muy importante para una buena salud bucodental por lo que debemos tomar agua potable fluorada dentro de lo posible y cepillarnos los dientes dos veces al día con una pasta enriquecida en flúor. También debes usar, al menos una vez al día, hilo dental para limpiar de comida la zona que queda entre los dientes. Tendremos que cambiar nuestro cepillo como máximo cada tres meses y si fuera necesario cambiar también nuestra dieta. Sustituir dulces e hidratos por verduras, frutas y fibras mejorará de manera sustancial la salud de nuestras mucosas y encías, haciendo nuestra boca más resistente a las infecciones. El uso regular de un antiséptico oral una vez por semana es también una buena medida a adoptar. Por último, y no por ello menos importante, acude con regularidad a tu dentista para revisiones periódicas.

Por ello, si piensas que puedes tener un absceso dental y no sabes bien que hacer, consúltanos sin compromiso. Estaremos encantados de atenderte y resolver todas tus dudas.

Si tienes dudas sobre el tema, consúltanos o llama por teléfono para solicitarnos una cita y que estudiemos tu caso con detenimiento: 944 30 25 87.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo en tus redes sociales!

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
× ¿Cómo puedo ayudarte?