Implantología oral (III): ¿qué son los implantes dentales de carga inmediata?

En un tratamiento de implantología oral tradicional, el procedimiento suele tener varias etapas. Descontando la fase de pruebas y estudios detallados para planificar el caso al completo, distinguimos una fase inicial en la que se coloca el implante dental mediante cirugía. Esta raíz artificial quedará totalmente cubierta por la encía durante un tiempo variable que denominamos proceso de osteointegración.
implantes_carga_inmediata

En un tratamiento de implantología oral tradicional, el procedimiento suele tener varias etapas. Descontando la fase de pruebas y estudios detallados para planificar el caso al completo, distinguimos una fase inicial en la que se coloca el implante dental mediante cirugía. Esta raíz artificial quedará totalmente cubierta por la encía durante un tiempo variable que denominamos proceso de osteointegración. Este periodo es fundamental ya que el implante se fundirá naturalmente al hueso y no se moverá.

Varias semanas después de esa primera intervención, se realiza una pequeña incisión en la encía para comprobar el buen estado del implante y efectuar la conexión del pilar de cicatrización mediante lo que llamamos tapón de cicatrización.

A partir de ese momento, y dependiendo de cada paciente, tardaremos entre 2 y 6 meses en colocar la corona o pieza dental artificial y dar por finalizado el tratamiento.

Cuando hablamos de implantes dentales de carga inmediata unimos, por así decirlo, estas tres fases en una única, es decir, se colocan en la misma sesión los implantes necesarios, los tapones de cicatrización y las coronas o dientes artificiales. Esto supone una reducción al máximo de los tiempos de espera ya que desde el primer día el paciente tiene sus dientes.

No obstante, conviene aclarar que este protocolo de actuación no sirve para todos los casos. Por ejemplo, los implantes dentales de carga inmediata son una buena opción para la parte más estética de la boca. Un caso típico puede ser una caída en la que perdemos una paleta o colmillo. Son dientes muy visibles que puede afectar directamente a la autoestima de una persona. Aquí sí recomendaríamos una extracción inmediata -siempre que no haya otra solución más conservadora como una reconstrucción o una endodoncia-y la colocación de un implante dental de carga inmediata ya que el hueso está intacto y nos asegura una buena osteointegración.

Hay que tener en cuenta, sin embargo, que la corona que pondremos será provisional. A pesar de que parezca que el tratamiento dura una sola sesión, lo cierto es que el paciente tendrá que volver pasados una media de cuatro meses para culminar la corona definitiva. Esto encarece el tratamiento y es por eso que muchas veces reservamos la carga inmediata para dientes muy concretos.

Por otra parte, hay que recordar que la raíz artificial tiene que guardar un periodo de osteointegración y cicatrización por lo que, aunque salgas con un diente provisional de la clínica, lo más recomendable es que no hagas la misma fuerza al masticar. Esta es otra de las razones por las que un implante de carga inmediata puede ser una idea genial para un diente aislado, pero no para casos en la que hay que colocar varios implantes dentales. Estaríamos sometiendo a nuestra dentadura a un esfuerzo para el que posiblemente no esté preparada.

Por último, conviene no confundirse. Una vez que finalices un tratamiento de implantología oral, bien sea con implantes dentales más tradicionales o de carga inmediata, recuperarás la funcionalidad de tu boca. En ese sentido, los implantes dentales funcionan como nuestros dientes naturales y soportan las mismas fuerzas masticatorias.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo en tus redes sociales!

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
× ¿Cómo puedo ayudarte?