Flemón o absceso dental, ¿de qué se trata?

Flemón

El flemón, también llamado absceso dental, es uno de los problemas a los que más se enfrentan nuestros pacientes. Las causas pueden ser variadas. Entre las más comunes encontramos las caries, enfermedades de las encías y algún tipo de traumatismo. Realizar un buen diagnóstico es de vital importancia para poder pautar el tratamiento más adecuado. Veamos con más detalle en qué consiste este tipo de afección bucodental.

¿En qué consiste un absceso bucodental?

Se trata de la acumulación de pus debida a una infección de tipo bacteriano, frecuentemente causada por la existencia de caries. Las bacterias generan residuos y, por ello, el pus se acumula hasta que aparece la inflamación cerca del diente dañado y en las encías.

Síntomas indicativos de la aparición de un flemón

¿Tienes dolor de muelas y una mayor sensibilidad dental? Estos dos aspectos podrían ser indicadores de la aparición de un absceso dental. Pero, además, pueden coexistir otro tipo de síntomas, como los siguientes: enrojecimiento de las encías, inflamación del área afectada, halitosis, mal sabor de boca e, incluso, podría provocar unas décimas de fiebre.

Si sufres cualquiera de estos síntomas, debes acudir al especialista lo antes posible. De este modo evitarás su avance y el dolor se mitigará en gran medida. También se frenará la destrucción del tejido que un absceso puede provocar.

Flemón

Causas más habituales

Una caries o una enfermedad gingival suelen ser las causas más frecuentes. Estas patologías provocan que las bacterias penetren en el tejido interno del diente que contiene nervios, tejido conectivo y vasos sanguíneos, lo que provoca un gran deterioro.

Entonces, cuando el pus se acumula en el área que queda alrededor de la raíz del diente, se forma el absceso o flemón. En caso de no recibir el tratamiento correcto, podría provocar una grave infección en los dientes, el hueso y los tejidos. En los casos más serios se podría formar una fístula y el pus acabaría drenando a través de las encías.

Tratamiento

Dependiendo de la gravedad podemos recibir distintos tipos de tratamientos. Un experto podría prescribirte antibióticos para eliminar todo rastro de bacterias y poder controlar la infección. Por otra parte, podría proceder a drenar el pus acumulado y, una vez limpiada la zona, determinar la causa que lo ha originado.

Si el absceso ha sido originado por una enfermedad gingival, será imprescindible limpiar el espacio que queda entre la encía y el diente. Por el contrario, si el origen es un diente fracturado o una caries, una endodoncia (tratamiento por conductos) o un empaste serán los tratamientos más adecuados, siempre que se pueda salvar el diente. De no ser así, la pieza deberá extraerse.

En definitiva, el flemón puede llegar a ser una patología muy seria si no se trata a tiempo. Por ello, debes acudir a tu dentista en cuanto notes algunos de los síntomas para que pueda determinar la causa del mismo y aconsejarte el tratamiento más recomendable según tus necesidades. Recuerda que una buena salud bucodental sirve también como prevención de otro tipo de enfermedades.

clinica dental udaberri

¿Te ha gustado? ¡Compártelo en tus redes sociales!

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
× ¿Cómo puedo ayudarte?