¿Dientes amarillos en niños? Sus causas y cómo prevenirlo

Odontopediatria

Una de las consultas que la odontopediatría debe resolver con cierta frecuencia es la presencia de dientes amarillos en nuestros hijos pequeños. Esto puede parecer un problema sin mucha importancia, pero ciertamente puede causar problemas de mayor envergadura.

Causas de los dientes amarillos en los niños

Los factores que provocan este problema son varios y pueden ser tan básicos como difíciles de resolver, es decir, desde un tema de salud bucodental hasta uno hereditario y, por lo tanto, más complicado.

En el caso de la higiene bucal, un cepillado deficiente o una técnica inapropiada pueden ser causas comunes en los niños. Esto, como padres, podéis resolverlo con un buen entrenamiento para que no se produzca este tipo de pigmentación.

Sea cual sea el caso, lo ideal es acudir a nuestro dentista para que realice un diagnóstico y pueda comenzar un tratamiento con nuestros hijos.

Odontopediatría

Algunas causas son:

  • Placa y sarro: La acumulación de placa puede ser una causa muy común en el desarrollo de este problema. Esto se puede derivar de un mal cepillado, que provoca que la placa se quede en la superficie. La placa se forma por los productos de desecho de bacterias. Es de color amarillo y se acumula tanto externa como internamente. Para evitar este problema, una buena limpieza dental es más que suficiente.
  • Alimentación erosiva: Algunas bebidas y comidas pueden ser causa de este problema, especialmente las cítricas y las efervescentes. Una reducción considerable de esta ingesta, unida a otras formas de paliarlo, es fundamental para evitar el mal.
  • Fluorosis: Se trata de una patología que causa exposición elevada o carencia de flúor. Para prevenirlo, asegúrate de que los niños usen muy poca pasta dental con este elemento y se cepillen dos veces al día; además, enséñales a escupir el exceso de pasta y no tragarla.
  • Aparatos en la boca: Cuando los niños llevan ortodoncia, es posible que se relajen las técnicas de higiene bucal. Esto puede crear pigmentación amarillenta. Para evitarlo, instrúyelos para que tengan una buena técnica y supervisa que esta la cumplan constantemente.
  • Enfermedades hereditarias: El seguimiento de este tipo de enfermedades es la razón más importante para prevenir, ya que se podrán tomar algunas decisiones al conocer más sobre estas. Algunas enfermedades hereditarias afectan al esmalte y a la dentina.
  • Traumatismos: Una necrosis pulpar derivada de un trauma dental puede hacer que los niños sufran este problema y un posterior oscurecimiento dental. Una endodoncia a tiempo es un remedio eficaz para prevenir este problema.
  • Las caries: En los niños, las caries pueden derivarse en manchas de color amarillo que, si no son tratadas de manera correcta, se convertirán en otras más oscuras o incluso negras. El cuidado normal de una caries es clave para evitar su propagación.
  • Empleo de algunos medicamentos: En ocasiones, algunos antibióticos pueden hacer que los dientes se vuelvan amarillos. Su uso debe ser con prescripción médica y siempre bajo supervisión. Si el doctor considera que es mejor suspenderlo, ese será el mejor remedio.

La ortopediatría debe encargarse de mejorar el mal de los dientes amarillos en tus hijos. Si quieres prevenir o corregir este problema, en la Clínica Udaberri estaremos encantadas de recibirte.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo en tus redes sociales!

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
× ¿Cómo puedo ayudarte?