Bruxismo: ¿sabes qué consecuencias tiene para tu boca?

El bruxismo es un hábito inconsciente que afecta a nuestros dientes y puede tener importantes consecuencias sobre la salud de la boca. Te contamos en qué consiste esta patología y cuáles son las consecuencias del bruxismo.

Bruxismo: ¿qué es?

Esta mala práctica se caracteriza por apretar y rechinar los dientes. Las personas que lo padecen realizan este movimiento de forma inconsciente, generalmente mientras duermen.

Las razones por las cuales se hace este esfuerzo tan elevado por parte de la mandíbula son varias, aunque no existe una claridad absoluta al respecto. Se puede distinguir entre el bruxismo primario, sin razones aparentes, y bruxismo secundario. En este caso, se sabe que ciertos factores pueden empeorar la afección. Algunos de ellos son: estrés, alimentación, hábitos poco saludables (consumo de tabaco o drogas), medicamentos o trastornos neurológicos.

Consecuencias del bruxismo

Dentro de las consecuencias del bruxismo, vamos a destacar algunas de las más comunes entre las personas que lo padecen:

– Aumento de la sensibilidad y pérdida del esmalte. Al rechinar los dientes, se puede llegar a producir una disminución del esmalte y se accede a las zonas más internas del diente, que están más próximas a los nervios. Es en este momento en el que comenzamos a notar la sensibilidad a ciertos alimentos, como los ácidos, las comidas frías o calientes o a aquellos que contienen gran cantidad de azúcar o burbujas, como los refrescos.

– Fractura de piezas dentales. La presión ejercida durante la noche mientras se aprieta y, sobre todo, cuando se castañean los dientes, puede llevar a la fractura de algunas piezas de forma parcial o total.

– Dolor de cabeza, cuello y músculos faciales. La tensión que realiza la mandíbula (una de las piezas óseas más potentes) durante la noche, puede ocasionar dolores en estas zonas.

– Enfermedades de las encías. Las encías suelen ser una zona bastante sensible de nuestra boca. Al producirse el daño en los dientes por pérdida del esmalte, fractura o presión sobre los mismos, las encías comienzan a sufrir. Uno de los primeros síntomas es la gingivitis o inflamación más leve de las mismas. Sin embargo, si el problema persiste y no se crea una solución, aparece la periodontitis. En este caso, se puede perder colágeno, parte del hueso y la pieza dental disminuye la sujeción, pudiendo llegar a caerse.

En cualquiera de los casos anteriores, la solución sería terminar con el bruxismo. Para ello, sería necesario realizar una férula de descarga. Las personas que sufren la patología no suelen dejar de rechinar los dientes, pero sí es posible limitar y eliminar todos estos efectos tan perjudiciales que acabamos de explicarte. La utilización de una férula, aumentar los hábitos saludables y eliminar el estrés ayudarán a evitar las consecuencias del hábito.

En definitiva, el bruxismo es una mala práctica inconsciente por la que rechinas y aprietas los dientes durante la noche. Esto puede tener importantes consecuencias sobre tu dentadura y la boca en general. Algunas de ellas son la pérdida del esmalte, la aparición de enfermedades de las encías, la fractura de algunas piezas dentales o el aumento de la sensibilidad.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo en tus redes sociales!

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
× ¿Cómo puedo ayudarte?