¿Tu hijo/a lleva brackets? Sigue estos consejos para que no haya problemas

La ortodoncia procura soluciones para las maloclusiones en la dentadura. Permite corregir mediante buenos hábitos de higiene dental y aparatos los problemas de alineamiento. Si estos se cogen a tiempo, podrán ser resueltos con estos aparatos. Pero, si no se ha producido la detección precoz, habría que recurrir a la cirugía, lo que resultaría más complejo, invasivo y caro. Es tan fundamental el empleo de la ortodoncia entre los niños que la necesiten como que le sepan dar un uso correcto.
niños con brackets

niños con brackets

La ortodoncia procura soluciones para las maloclusiones en la dentadura. Permite corregir mediante buenos hábitos de higiene dental y aparatos los problemas de alineamiento. Si estos se cogen a tiempo, podrán ser resueltos con estos aparatos. Pero, si no se ha producido la detección precoz, habría que recurrir a la cirugía, lo que resultaría más complejo, invasivo y caro. Es tan fundamental el empleo de la ortodoncia entre los niños que la necesiten como que le sepan dar un uso correcto.

5 consejos para los niños que llevan brackets

Recomendamos llevar por primera vez a los niños al dentista al cumplir un año, cuando les van a empezar a salir los dientes de leche, de manera que puedan ir detectándose sus primeros problemas de salud bucodental.

A los seis años ya se podrá comprobar si requieren un aparato de ortodoncia. Si las maloclusiones son de menor relevancia, pueden utilizar uno removible, de quita y pon, que les resultará más cómodo. Si tienen más complicaciones, deberían llevar uno fijo. Cualquiera de estas dos alternativas, en base a cómo va surgiendo la dentición definitiva, se suele empezar a emplear entre los seis y catorce años.

En cuanto a los niños con brackets, la ortodoncia fija, habremos de tener en cuenta estas recomendaciones de uso.

1. ¿Cómo evitar las rozaduras y llagas?

La presencia del cuerpo extraño que, en sus primeros tiempos de utilización, es el aparato, ocasiona estas molestias en las mucosas de los labios, las mejillas, la lengua y otros órganos de la boca. Para aliviar y reparar estos inconvenientes, podemos echar mano de una crema o pomada protectora. Asimismo, se puede valorar rediseñar el aparato para adaptarlo mediante cortes y que no produzca estas heridas.

2. Hay que dar más importancia al cepillado

Es clave que los niños con brackets se cepillen los dientes los dientes tres veces al día. Será imprescindible que lo hagan tanto después de las comidas como antes de irse a la cama. Además, tienen que aumentar el tiempo que dedican a este menester y no dejarse ningún cuadrante. Y los padres deben controlar que cumplan con todos los requisitos de los buenos cepillados.

niños con brackets

3. No olvides los complementos del cepillado

Los padres tienen que encargarse de que la pasta fluorada que emplean los chavales tenga la concentración de ese mineral adaptada a su edad. También revisarán que la cantidad que se echan no sea más grande que un guisante. Es una buena edad para que los niños se familiaricen con los cepillos interdentales.

4. Cuidado con ciertos alimentos

Tanto los duros como los pegajosos pueden provocar inconvenientes en los brackets, haciendo que se rompan o salgan, respectivamente. Así que también conviene tomar precauciones en la masticación. Y, lógicamente, los niños no han de chupar o morder ningún objeto.

5. A salvo de los golpes

Ten en cuenta que las contusiones en la boca se agravan con aparato y este se puede romper. Nuestro odontopediatra de confianza debería revisar cualquiera de estos traumatismos y valorar el estado de la boca y del aparato.

En definitiva, apunta estos consejos y ayuda a los niños a usar los brackets con más comodidad.

 

Si tienes dudas sobre el tema, consúltanos o llama por teléfono para solicitarnos una cita y que estudiemos tu caso con detenimiento: 944 30 25 87.

 

¿Te ha gustado? ¡Compártelo en tus redes sociales!

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest