Mordida cruzada: cuáles son las causas y su tratamiento

mordida cruzada

A lo largo de nuestra vida, pueden surgir distintos problemas bucales y dentales que nos impidan llevar nuestra vida con normalidad. Para que puedas detectarlos cuanto antes y poner remedio, para evitar que se compliquen, vamos a hablarte de algunos de ellos. En este caso, te explicaremos qué es la mordida cruzada y cómo tratarla.

Se trata de uno de los trastornos más frecuentes. Es una maloclusión, es decir, una alteración que imposibilita un buen encaje de la dentadura, debido a que las piezas no están bien alineadas. Puesto que el arco superior no encaja adecuadamente con el inferior, te produce una malformación tanto a nivel de funcionalidad como en lo que respecta a la estética.

La mordida cruzada, en este caso concreto, es una de las más comunes y resulta fácil de corregir. Cuanto antes te la diagnostiquen, será menor la dificultad. La característica principal que podrás notar es que los dientes inferiores quedan por delante de los superiores, al realizar la mordida. Una vez detectes este síntoma, tienes que acudir a un profesional, para ponerle el remedio adecuado. Las personas que presentan una dentadura en la que la parte superior queda superpuesta a la inferior suelen tener un paladar estrecho o profundo y puede aparecer el problema en un diente o varios. Las variantes de esta alteración dependen de su origen:

  • Mordida cruzada anterior posterior.
  • Unilateral: cuando afecta a un solo lado del arco dental.
  • Bilateral: cuando afecta a ambas partes.
  • Origen dentario: se da cuando, aunque los maxilares tienen una posición correcta, los dientes se inclinan hacia adentro.
  • Origen esquelético: se presenta cuando el maxilar superior es más pequeño que el de la mandíbula.
  • Origen mixto: se dan ambos problemas anteriores.

Este tipo de trastornos puede darse en personas de cualquier edad, pero es cierto que cuanto antes se diagnostiquen, será mucho más fácil corregirlo. Sin embargo, determinar las causas es más complicado, ya que en el crecimiento de los huesos puede haber muchas influencias.

  • Motivos genéticos: la herencia de los genes familiares siempre puede influir en tu desarrollo.
  • Hábitos perjudiciales: distintas costumbres que puede que hayas mantenido durante la infancia han influido en el crecimiento y desarrollo de tu dentadura. Como, por ejemplo, el hábito de succionar el dedo de pequeño o estar con el chupete más tiempo del recomendado.

Para solucionar este tipo de alteraciones, en los niños, lo primero que se hace es escoger una ortodoncia fija, la que sea necesaria según el tipo de maloclusión. Se irá apretando un tornillo que tiene en medio del aparato, para ir colocando correctamente ambos arcos.

En el caso de los adultos, es un poco más complicado, ya que también requiere cirugía. Al estar los huesos y la dentadura ya fijados, no basta con una ortodoncia. Con este método, se expande el paladar, para poder corregir la arcada dentaria.

Ahora, ya sabes todo lo que necesitas sobre la mordida cruzada. Si sospechas que puedes padecer este trastorno, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Si tienes dudas sobre el tema, consúltanos o llama por teléfono para solicitarnos una cita y que estudiemos tu caso con detenimiento: 944 30 25 87.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo en tus redes sociales!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
× ¿Cómo puedo ayudarte?