La pubertad: una época en la que hay riesgo de padecer gingivitis

pubertad y gingivitis

Durante la etapa de la pubertad se producen diferentes cambios en tu cuerpo provocados por las hormonas, principalmente. Esto es algo que también puede influir en tu salud bucal y dental, generando como consecuencia negativa más frecuente un problema de gingivitis. Esta enfermedad se origina por un incremento de placa bacteriana en tus dientes, asociada al sistema endocrino. Afecta tanto a hombres como a mujeres por diversos motivos relacionados con la adolescencia, pero con diferencias. En las chicas puede estar vinculada al ciclo menstrual, por ejemplo.

Así, existen una serie de condicionantes que incrementan el riesgo de padecer dicha enfermedad de las encías. Sin embargo, también se puede evitar sufrirla siguiendo unas pautas adecuadas de cuidado bucal, así como algunos consejos útiles que te damos desde nuestra clínica. Somos especialistas en prevención y tratamientos odontológicos.

Razones principales de sufrir gingivitis en la pubertad

La primera razón procede directamente de ese incremento de los niveles de esteroides sexuales en ambos sexos, algo que causa cambios físicos y de comportamiento en adolescentes como tú. En este sentido, en la pubertad se produce una respuesta exagerada de las encías, que enrojecen, se irritan e inflaman e incluso sangran con el contacto. Todo esto empeora la higiene bucodental también porque al cepillarte los dientes, esas molestias se acentúan.

No obstante, hay otros factores que influyen en ese tipo de gingivitis. Destacan las concentraciones de placa dental, aparición de cariesrespiración oral e incluso el apiñamiento de dientes. Esta última razón está relacionada igualmente con la erupción dentaria de la adolescencia. Debemos resaltar que esa inflamación gingival en esta etapa no se caracteriza por un alto contenido de placa bacteriana. Al menos, no tanto como en otras gingivitis.

En cuanto al sexo femenino, un ligero sangrado de las encías percibido los días anteriores a la ovulación puede indicar que se sufrirá esta enfermedad debido a la menstruación. En algunos casos se puede incluso producir un agrandamiento gingival tras el proceso inflamatorio. Después, con el avance de edad va desapareciendo siempre que se sigan unas pautas de tratamiento adecuadas.

pubertad y gingivitis

Tu cuidado de las encías con estos sencillos consejos

Mediante diferentes técnicas y hábitos para el cuidado de las encías, puedes prevenir la gingivitis. El objetivo es controlar las bacterias de la zona gingival. Para ello, el cepillado correcto es imprescindible, al menos dos veces cada día y, sobre todo, por la noche.

Debes utilizar pasta dentífrica con ingredientes antisépticos y contra la inflamación, así como para prevenir el sangrado e incluso reforzar el esmalte.

Otra acción importante y complementaria es usar hilo o seda dental con el fin de eliminar esa placa en zonas donde el cepillo no puede.

De igual forma, los colutorios y enjuagues bucales ayudan a la prevención, prolongando los efectos de los principios activos, manteniendo así tus encías protegidas más tiempo.

Por último, las revisiones odontológicas regulares son tan obligatorias como ese cuidado diario.

Así pues, mantén tus dientes y tu boca sana durante la pubertad con estos sencillos consejos que ofrecemos.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo en tus redes sociales!

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
× ¿Cómo puedo ayudarte?