¿Sientes dolor en ATM? Conoce qué lo causa y cómo solucionarlo

dolor en ATM

El dolor en ATM (Articulación Tempo Mandibular) es uno de los más molestos e incapacitantes que se pueden padecer. La única articulación de la cabeza se encarga de la masticación y regula también el gusto, el habla y la expresión del rostro. El dolor continuo provoca que el paciente pierda calidad de vida, pero hay medidas que se pueden tomar para solucionar este problema.

El ATM está provocado por:

  • Deficiencias congénitas y alteraciones de la posición del disco que permite el movimiento.
  • Dolencias procedentes de un incorrecto funcionamiento del metabolismo.
  • Problemas neurológicos.
  • Fracturas óseas en la zona.
  • Artritis.
  • Inflamación de la zona afectada.
  • Estrés, ansiedad, depresión e insomnio.

Los síntomas más reconocibles de esta dolencia no se limitan al dolor físico, también se pueden originar episodios de:

  • Cefaleas.
  • Mareos.
  • Problemas para tragar y para masticar.
  • Dificultad para mantener el equilibrio.
  • Impedimentos para hablar correctamente.
  • Dolores en el resto de la cara.

El dolor de ATM está directamente relacionado con las cervicales. Uno de los tratamientos más prácticos es contar con los servicios de un fisioterapeuta. Con su apoyo resulta más sencillo recuperar la alineación correcta de la musculatura facial, reforzar las cervicales y conseguir superar el problema.

Otros tratamientos de gran eficacia son:

  • La implantación de férulas que ayuden al paciente a recuperar la movilidad de la mandíbula. Su uso, combinado con la actividad antedicha, suele surtir un gran efecto.
  • La crioterapia, aplicación de frío, suele bajar la inflamación y tener un efecto antiespasmódico de gran utilidad para recuperar la movilidad mandibular.
  • El ultrasonido es muy eficiente al eliminar la rigidez y las posibles contracturas musculares. El tratamiento es indoloro y ofrece resultados desde el primer momento.
  • La acupuntura ayuda a paliar el dolor y es una opción que ofrece grandes resultados.
  • La cirugía es, en algunos casos, la única solución posible. La artrocentesis o la artroscopia son las soluciones menos invasivas destinadas a lubricar la articulación dañada, en el primero de los casos, o bien corregir las desviaciones de la mandíbula y retirar el tejido que provoca el dolor.
  • Llegado el caso. Podría ser necesario reemplazar la mandíbula e implantar una prótesis. La aparición de tumores también necesita la cirugía como única y más práctica solución.

Resulta de vital importancia someterse a todo tipo de pruebas para averiguar el motivo del dolor. Solo entonces, con el diagnóstico de un profesional, se podrá comenzar con el tratamiento más adecuado para cada caso. Igualmente, habría que recordar que este dolor nunca mejora sin atención médica, más bien al contrario. El ATM necesita ser analizado por un profesional de la medicina que consiga devolverle al paciente su vida anterior. En un elevado porcentaje de ocasiones, la combinación de los tratamientos arriba glosados es la mejor manera de curar esta afección.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo en tus redes sociales!
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
×

Powered by WhatsApp Chat

× ¿Cómo puedo ayudarte?